Tesoro Viviente de Norma Menna
Browsing all posts in: Cartas

Carta de mi papá a mi mamá

August 27

Comparto con ustedes, con mi más profundo amor que le tuve y tengo a mis padres, ambos fallecidos, una carta que mi querida mamá Antonia (mi viejita) atesoraba en papel y en su corazón.


Castelar, 2 de enero de 1948

Señora (Antonia)

Querida vieja:

En mi poder tu carta y posteriormente el telegrama, que lo recibí el día martes.

Bueno che aquí estamos, me da pena decirte como, pero en fin no quiero amargarte tus paseo, no me hagas caso. Mando besito para mamita chiquita y para Anconita.

Che el 31 vino la Sra. Anita ya se vino a quedar.

Ahora te diré que mucho me alegro de que por lo menos hayas llegado bien, un poco cansada, el viaje es largo. Yo temía por el certificado de vacuna pero veo que no decís nada, que fue todo bien.

No escribo másson las 12:30 del día 2 de enero/48 quiero despacharla para que salga con el tren de hoy 14:15.

A la Chola no la veo del domingo cuando recibí tu telegrama le hablé, hoy después de la cinco le hablo, no lo hago antes porque quiero que salga la carta, así la tenés el sábado o de lo contrario el lunes.

Cariños para todos y hasta la vuelta, contestame pronto a Sarmiento 3.200.

Che, Eusebio(¿?), Talito todavía no empezaron a trabajar, pide las fotos y yo no encuentro nada y mandé a decir que cuando vos vengas se la mandaré.

Era (Hizo?) un despelote, dónde están mis gemelos y los botenes de mi camisa, pero los encontré en la caja del reloj.

Contestame pronto y por expreso, tratá que sea cuando haya tren.

Chau viejita, beso para mamita. Recibí un mundo de cariño para todos en general y que hayan pasado un buen fin y principio de año. Recibí muchos besos para vos y las nenas y a mamita le das muchos besos como los que le doy soy tuyo y nunca te olvidaré mala.

FIRMA DE SEGISFREDO MENNA


CARTA DE PERÓN A EVITA

May 9

Carta de Perón a Evita recibida por Eva Perón el 14 de Octubre de 1945.-
Fuente: 20 Años de Historia Política Argentina

“Mi adorable tesoro: Sólo cuando estamos apartados de quienes amamos, sabemos cuanto les amamos. Desde que te dejé ahí, con el mayor dolor que se pueda imaginar, no he podido sosegar mi desdichado corazón. Ahora sé cuánto te amo y que no puedo vivir sin ti. Esta inmensa soledad está llena de tu presencia. Escribí hoy a Farrell (el presidente), pidiéndole acelerara mi excedencia y, tan pronto salga de aquí, nos casaremos y nos iremos a vivir en paz a cualquier sitio….. Desde casa me trajeron aquí, a Martín García, y no sé porqué estoy aquí ni me dicen nada. ¿Qué te parecen Farrell y Avalos? ¡Qué par de bastardos, hacer esto con su amigo! Así es la vida. Lo primero que hice al llegar fue escribirte. No pierdas los nervios ni descuides tu salud en mi ausencia hasta que vuelva. Estaría más tranquilo si supiera que no corres peligro y estás bien. Díle, por favor a Mercante que hable con Farrell para saber si autorizan que nos vayamos a Chubut. Creo también, que tendrías que poner en marcha algún tipo de papeleo legal….. Ten mucha calma. Mazza te informará de cómo va todo. Haré lo posible por regresar a Buenos Aires……..Si se acepta mi excedencia nos casaremos al día siguiente y si no, ya lo arreglaré todo de una manera u otra, pero sea lo que sea, pondremos fin a tu vulnerable situación. Amor mío, tengo en mi cuarto aquellas pequeñas fotos tuyas y las contemplo todos los día con los ojos húmedos. Que no te pase nada o de lo contrario mi vida habrá acabado. Cuídate mucho y no te preocupes por mí, pero quiéreme mucho porque necesito tu amor más que nunca…….Escribiré un libro sobre todo esto…..y ya veré entonces quién tenía razón. Lo malo de este tiempo y especialmente de este país, es la existencia de tantos idiotas, y como sabes, un idiota es peor que un canalla. Bueno mi vida, me gustaría seguir escribiendo todo el día pero Mazza te contará más de lo que yo te pueda decir. La lancha llegará dentro de media hora. Mis últimas palabras en esta carta serán para pedirte calma. Muchos, muchísimos besos a mi queridísima chinita. Perón”.

HARUKI MURAKAMI

May 9

Carta al escritor del libro: El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas
Por Norma Menna

Mis días transcurrieron entre personajes sin nombres.
Crucé con vos y la señorita de rosa por las tierras de los tinieblos.
Me mojé y respiré el aire nauseabundo del subsuelo.
Sentí la soledad, el frío de los inviernos del Fin del Mundo.
Vi morir a los unicornios.
Te vi llevando tu sombra.
Hoy terminé de leer el libro y tuve que salir a caminar. El mundo de mis formas estaba desordenado.
Los recuerdos, los olvidos, los recuerdos, los olvidos. Mi mundo, el mundo, los mundos, los recuerdos, los olvidos. Mi mundo estructurado, un mundo imaginario.
Vi romper tu departamento, la ropa, la comida, la bebida, los equipos. Me dolió tu herida.
“Entonces se oyó el fragor inconfundible del agua. El sonido del agua brotando, a un tiempo, de los innumerables pozos que habíamos sorteado. Además no era una cantidad de agua insignificante […] ¿Hasta dónde subirá el agua? […] Hasta bastante arriba […] El nivel del agua ascendía sin pausa […]”
“Eran las siete y diez de la mañana. La hora en que todas cadenas de televisión emitían los informativos matutinos. Mientras daba cuenta del desayuno, la gente de la superficie estaría embutiéndose en sus cabezas somnolientas el parte meteorológico […]”
Hoy terminé de leer el libro, a siete días del terremoto [11 de marzo a las 14:46].
Escritor del libro, tomé tus palabras “Al cerrar los ojos, pude percibir claramente cómo se tambaleaba mi corazón. Fue una sacudida tan grande y profunda, más allá de la tristeza y de la soledad, que removió mi ser desde los cimientos. Aquel vaivén no cesaba. Hinqué los codos en el respaldo del banco para soportar la sacudida. Nadie me ayudó. Nadie podía socorrerme. Del mismo modo que yo no podía ayudar a nadie.
Hubiera querido deshacerme en lágrimas, pero no podía llorar. Era demasiado mayor para hacerlo, había tenido demasiadas experiencias en mi vida. […] La tristeza cuando es tan profunda, ni siquiera permite metamorfosearse en lágrimas.”
Murakami, mi tristeza es muy profunda, siento la tristeza de tu pueblo. No sé si habrás llorado.

CARTAS A QUIEN PRETENDE ENSEÑAR

September 29

de Paulo Freire

Enseñar – Aprender
Lectura del mundo – lectura de la palabra

“Ningún tema puede ser más adecuado como objeto de esta primera carta para quien se atreve a enseñar que el significado crítico de ese acto, así como el significado igualmente crítico de aprender. Es que el enseñar no existe sin el aprender, y con esto quiero decir más de lo que diría si dijese que el acto de enseñar exige la existencia de quien enseña y de quien aprende. Quiero decir que el enseñar y el aprender se van dando de manera tal que, por un lado, quien enseña aprende porque reconoce un conocimiento antes aprendido y, por otro, porque observando la manera como la curiosidad del alumno aprendiz trabaja para aprehender lo que se le está enseñando, sin lo cual no aprende, el educador se ayuda a descubrir dudas, aciertos y errores.

El aprendizaje del educador, al enseñar, no se da necesariamente a través de la rectificación de los errores que comete el aprendiz. El aprendizaje del educador al educar se verifica en la medida en que éste, humilde y abierto, se encuentre
permanentemente disponible para repensar lo pensado, para revisar sus posiciones, se percibe en cómo busca involucrarse con la curiosidad del alumno y los diferentes caminos y senderos que ésta lo hace recorrer. Algunos de esos caminos y algunos de esos senderos que a veces recorre la curiosidad casi virgen de los alumnos están cargados de sugerencias, de preguntas, que el educador no había notado antes. Pero ahora, al enseñar, no como un burócrata de la mente sino reconstruyendo los caminos de su curiosidad —razón por la cual su cuerpo consciente, sensible, emocionado, se abre a las adivinaciones de los alumnos, a su ingenuidad y a su criticidad —, el educador tiene un momento rico de su aprender en el acto de enseñar. El educador aprende primero a enseñar, pero también aprende a enseñar al enseñar algo que es reaprendido por estar siendo enseñado” …

Tesoro, del latín thesaurus, es definido como una concentración de riqueza inmovilizada, especialmente de piedras y metales preciosos, monedas, joyas. También es muy habitual denominar tesoros a las manifestaciones artísticas excelsas.

La experiencia de ver y tocar estos tesoros, lo que fue realizado y usado por hombres y mujeres, sus pensamientos, costumbres, creaciones, nos permite evocar y nos invita a aprehender del pasado.

Las creaciones humanas, desde las pinturas rupestres, cerámicas, libros, cuadros, monumentos, artefactos, rituales, los relatos transmitidos de generación en generación, las experiencias de vida son las pruebas tangibles de nuestra identidad,
mediante los cuales nos reconocemos y somos reconocidos.

Este BLOG, para mi es un Tesoro, en el que voy a volcar algunas experiencias, relatos, fotos, curiosidades, como concentraciones de riqueza para compartir con vos. Así podré reconocerme y reconocerte. Es un Tesoro Viviente movilizado y movilizante.

Norma Menna
Primavera, 2010.