May 10

Las apachetas son adoratorios simples pero muy importantes para las creencias religiosas de los Andes.  Estudios arqueológicos sugieren que pueden haberse difundido con el crecimiento del sistema del camino incaico. Estos lugares fueron y son considerados rituales.

Se trata de acumulaciones artificiales de rocas de diferentes tamaños con una forma más o menos cónica. Por lo general las rocas, transportadas por los viajeros, son provenientes de diferentes lugares y son depositadas en esos espacios destinados al culto. Entre las rocas pueden observarse ofrendas. He visto en el norte, caramelos, cigarrillos, hojas de coca y botellas de bebidas.

No siempre indican el punto más alto de un camino, también indican el final de un espacio o el comienzo de otro. Lugares desde donde se descubren nuevos horizontes o accidentes de la naturaleza.

La peticiones que se realizan se vinculan con el viajero, la senda, el camino. Puede ser descanso, fuerza para continuar, protección o el permiso para ingresar a un nuevo lugar.

Hay apachetas que no se vinculan con los caminos y los caminantes. Estas son construidas cuando se realiza una ofrenda a la Pachamama, en el mes de agosto. Estar adornadas con flores y lanas de colores.

Una ofrenda a la Pachamama, de mucho reconocimiento por los pueblos originarios como por el turismo es la que se realiza en Humahuaca.