August 14

San Pedro de Colalao, Tucumán.

Este sitio está protegido por la Ley Provincial 7.500 y la Ley Nacional 25.743.

A 9 Km. de la Villa de San Pedro de Colalao —Tucumán —, cercano al cauce del Río Tipa se encuentra un petroglifo erróneamente llamado “Piedra Pintada”, ya que las figuras en las mismas son talladas. La dimensión de la piedra es de unos 4 metros de largo, 2,30 m de ancho y 1,60 de alto y su base está a más de dos metros por debajo del nivel del terreno. Las dos vertientes norte y sur tienen grabados antropomorfos y zoomorfos. Se observan contornos de animales y otras singulares formas.

Presenta sobre su superficie motivos grabados bajo la técnica de picado en surco profundo alisado

¿Cuándo y quiénes la hicieron?

Las primeras referencias en la literatura arqueológica se remontan a fines del Siglo XIX y comienzo del XX, a partir de las descripciones de los profesores Liberani y Hernández en el año 1877 y por el Dr. Adán Quiroga en 1898 y 1931. Si bien la zona cuenta con investigaciones arqueológicas, no existe en la actualidad una adscripción cultural de este petroglifo y que se ha asociado con diferentes períodos y grupos prehispanos. Algunos investigadores he han asignado una actividad de 500 años relacionándola con los incas en base a los motivos grabados y restos de alfarería hallados. Otros le otorgan una antigüedad de 2.000 años.

También se vincula este petroglifo con prácticas o cultos de veneración a deidades incaicas considerándola una apacheta (ver publicación en este blog) utilizada para adorar al sol “Inti”, mediante sacrificios de humanos o animales. Habría sido utilizada para cálculos de equinoccios y solsticios

¿Qué representan los tallados?

Según algunas observaciones de investigadores ciertas figuras antropomorfas aparecen portando objetos y con atuendos. Los tocados de plumas han sido asociados con figuras femeninas o deidades solares incaicas. Aparecen escenas de caza, cría de animales, entre estos motivos zoomorfos se pueden apreciar camélidos, suris, aves, serpientes, zorros.

Fuente: Arqueólogo Corbalán, Curletto y Rendance.