August 23

El SURI, también conocido como ñandú petizo o choique, vive en las zonas altoandinas de Sudamérica, desde el Altiplano peruano hasta los páramos y pampas de la Patagonia, desde hace 20 millones de años, habiéndose hallado en los Andes argentinos restos fósiles de 10 millones de años de antigüedad de uno de sus parientes próximos como es el avestruz o ñandú.

Es el ave no voladora más grande del Perú y una de las mayores de América, llegando a medir hasta 1.5 m de alto con el cuello estirado.

Una rara excepción en el reino de los animales es la que se da con el SURI, donde el macho, y no la hembra, es quien empolla, alimenta, cría y protege a sus polluelos.

SURI se encuentra en la lista de especies en peligro de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) como una especie Casi Amenazada, mientras que en el Convenio Internacional Sobre el Tráfico de Especies Amenazadas (CITES) el SURI aparece en el Apéndice I, lo que indica que su caza, extracción, transporte y/o exportación con fines comerciales está totalmente prohibida.

El SURI ha sido para los pobladores del Antiguo Perú una deidad menor, por ello fue representado en cerámicas, textiles y pinturas rupestres. Algunas creencias sugieren que el movimiento alocado de sus alas, mientras está corriendo, es una señal de que las lluvias están por venir.

Su nombre en las diferentes lenguas:

  • Guaraníes: Ñandú
  • Mapuche: Choique
  • Quechua: Suri o Sury
  • Toba: Mañik
  • Tehuelche: Oóiu
SURI